Por mucho que pueda sorprender, la palabra “nicho” está de moda.

Todos tenemos que tener nuestro nicho de mercado…

Que no se nos ocurra lanzar un negocio (de asistente virtual o no) sin haber identificado nuestro nicho…

Que sin un nicho no se triunfa…

Nicho, nicho, nicho…

¿Tienen razón los defensores del nicho profesional?

En gran parte sí.

La mayoría de asistentes virtuales, sin embargo, empezamos siendo generalistas: dominamos muchos de los temas y labores que forman parte del día a día de un negocio, desde temas administrativos, hasta la gestión de redes sociales, publicación de artículos, atención al cliente, ventas, etc…

Sin embargo, un/a asistente virtual que se especializa en un nicho concreto tiene un punto muy importante a su favor y, por lo tanto, una herramienta de promoción y diferenciación muy importante en sus manos.

 

Pero ¿cómo decides cuál será tu nicho como Asistente Virtual?

Como te comento, la mayoría de nosotros/as empezamos como generalistas.

Nuestro objetivo inicial es conseguir el máximo número de clientes y realizar el máximo número de labores posibles para ir forjando nuestro nuevo negocio y hacernos un hueco en este competitivo mercado.

Tomamos lo que se nos ofrece o nos llega, y nos parece estupendo.

¡Porque lo es!

Sin embargo, con el tiempo empezamos a percibir ciertos patrones que nos llevan hacia nuestra especialización, casi de manera orgánica e involuntaria.

En algunos casos, sucede que ciertas tareas se nos hacen más “llevaderas” que otras o se nos dan mejor que otras.  

Es cuestión de prioridades y gustos.

En otros, descubrimos que no queremos pasarnos todo el día frente a nuestro PC y preferimos hacer llamadas o dedicarnos a la gestión de las redes sociales (algo que podemos hacer desde cualquier punto del planeta) en lugar de dedicarnos a la contabilidad, por ejemplo.  

También puede suceder que empecemos a notar que se nos dan bien ciertas tareas como las técnicas’, por ejemplo. En muchos casos la práctica, la investigación y el estudio nos lleva a familiarizarnos con ciertos procesos de sincronización de diversas plataformas y uso de herramientas digitales que, en la mayor parte de los casos, suelen superar a nuestros clientes. Y puede que, con el tiempo, y casi sin darnos cuenta, nos vayamos especializando en este tipo de temas.

La especialización se da incluso en base al tipo de clientela con la que trabajamos.

Puede que un día notes que todos tus clientes son autónomos en cierto sector que han ido recomendado tus servicios unos a otros. Sin querer, te conviertes en una asistente virtual especialista en apoyo a este tipo de personas.

Y mucha/os de nosotra/os también optamos por especializarnos en proyectos en lugar de tareas repetitivas como la administración o la contabilidad. Desde el momento que decides que ese es el tipo de trabajo que prefieres, te “especializas” en proyectos temporales y los buscas activamente, evitando aceptar cualquier tipo de trabajo.

Pero, si prefieres tomar control desde el principio y no dejar tu nicho en manos del azar o del tiempo, te invito a que sigas leyendo.

Te cuento qué tienes que hacer para identificar tu nicho de mercado e ¡ir a por todas!

 

Cómo descubrir tu nicho como Asistente Virtual  

Lo cierto es que no hace falta que busques demasiado.

La mayoría de nosotras ya tenemos un nicho.

A menos que nunca hayas trabajado fuera de casa en tu vida, tú ya tienes un nicho.

Puede que te cueste verlo, pero tu nicho como asistente virtual podría centrarse tanto en el tipo de servicios que ofreces, como en el tipo de cliente con el que trabajas, ¡o el sector en el que te mueves!

Estudia el conjunto de tus habilidades y los sectores en los que ya has trabajado.

Piensa en lo que sabes hacer, lo que se te da mejor, lo que te gusta hacer (esto es realmente importante: nadie vamos a empezar un negocio para hacer algo que no nos gusta), y lo quieres seguir haciendo con tu vida.

Luego piensa en quién querría y/o necesitaría esas habilidades.

Si tu formación es en recursos humanos o has trabajado en este sector, haz una lista de personas en tu zona dedicas a ese sector.

Empieza por la zona en la que vives, aunque ten presente que, trabajando en Internet, ¡el mundo está a tus pies!

Y, sobre todo, informa a tus contactos acerca de tu nueva “especialización”. No olvides que la mayoría de nosotros conseguimos trabajo inicialmente a través de personas que ya conocemos.

Poco a poco, verás como tu círculo se va ampliando.

Al especializarte puedes enfocar tu marketing también, puesto que te diriges a un sector muy concreto en un lenguaje exclusive a ellos o ellas.

 

¿Tener un nicho como asistente virtual significa que dejas de hacer otras tareas?

No, si no quieres.

Tú mandas.

Tu especialización suele sumarse al resto de servicios generales de administración y soporte comercial que ofreces en tu web.

Pero, asegúrate de exponerla claramente en tu web y en otras comunicaciones digitales con tus clientes actuales y potenciales.

 

¿Y siempre tienes que permanecer fiel a esa especialización?

Hoy en día no hay nada permanente.

Permaneces abierto a todos los cambios y adáptate a medida que avanza tu negocio.  

Es posible que el trabajo que haces con un cliente te haga conocer una nueva tarea (como la redacción o publicación de newsletters o el SEO) y que descubras que eres increíble y que te encanta hacerlo y ¡BOOM! de repente tienes un nuevo conjunto de habilidades y posiblemente un nuevo nicho.

En otras palabras, y para cerrar, no te preocupes si no tienes un nicho todavía.

Tampoco te estreses tanto en encontrar uno que retrases indefinidamente el lanzamiento de tu negocio como asistente virtual porque, puede que acabas por no lanzarlo nunca.

Pero si lo ves claro, especialízate. Pero tener una especialidad significa que serás visto por clientes potenciales y otros VA como la persona a la que se recurre en ese campo y eso, definitivamente te va a llevar a obtener un trabajo mejor y, seguramente, mucho más agradable.

Y si todavía no lo tienes claro, aquí me tienes.

¿Te pones en contacto?

Me encantará charlar un rato para orientarte en lo que pueda.

Un abrazo,

Mar

 

[mc4wp_form id=”14130″]

¿Necesitas más tiempo en tu día a día para centrarte en lo importante de tu negocio?

Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi Ebook "Libera el 30% de tu tiempo delegando en un Asistente Virtual"