¿Sabías que tener una oficina bien diseñada puede aumentar tu productividad un 20%?

¿Hacemos los cálculos?

Si trabajas 38 horas semanales, un aumento de un 20% más en tu productividad representaría casi un día completo menos.

Es decir, que mejorando el diseño de tu oficina, tú y tus trabajadores podríais contar con casi un día completo de trabajo para dedicarlo a cosas tan importantes como hacer crecer la empresa, implementar procesos y sistemas más efectivos, o simplemente, tomaros un merecido descanso de vez en cuando (¡y delegar el resto a una asistente virtual!).

Sin embargo, según diversos estudios, seguimos sin darle suficiente importancia al diseño del entorno en el que nos pasamos tanto tiempo cada día.

Y muy pocos, consideran que mejorar el diseño de nuestra oficina sea una inversión inteligente.

Si eres uno de ellos, las siguientes sugerencias te ayudarán a mejorar el espacio en el que tú y tu equipo trabajáis, sin necesidad de grandes inversiones, y con muy buenos resultados.

Si trabajas desde casa te aconsejo un espacio específico para ello e implementa los siguientes consejos:

 6 cambios en el diseño de tu oficina que te ayudarán a mejorar tu productividad

01 Iluminación

Uno de los factores menos valorados del diseño de una oficina, sin la iluminación adecuada, te resultará muy difícil mantenerte enfocado y sentirte inspirado porque la mala iluminación suele provocar fatiga, fatiga ocular, dolores de cabeza e irritabilidad general.

Un espacio oscuro y mal iluminado, incluso puede engendrar sentimientos de depresión.

Así que abre las ventanas y las puertas, deja que entre la luz natural. Utilice luminarias para los días nublados o cuando esté oscuro.

Si es necesario incluso puedes utilizar bombillas naturales o lámparas de terapia de luz.

Yo tengo una ventana con mucha luz natural y vistas a una zona verde, lo  hace que tenga una “oficina verde”  😉

02 Despachos y sillas

Dado que solemos pasar más de un tercio sentados en la oficina, es fundamental que nuestras sillas se adapten adecuadamente a nuestro cuerpo.

Si tienes que estar ajustando, estirando y moviéndote demasiado en tu escritorio y silla, no vas a poder mantenerte enfocado en tu trabajo.

A la hora de configurar tu espacio de trabajo, ten en cuenta los siguientes puntos:

  • Tus ojos deben estar entre 50-90 cm de la pantalla del ordenador. La parte superior del monitor debe estar por debajo o al nivel de los ojos.
  • Tus pies deben estar sobre un reposapiés o descansar en el suelo.
  • Una silla con una postura ligeramente reclinada es ideal para reducir la presión en tu columna vertebral y minimizar el dolor lumbar.

Así que, asegúrate de conseguir una silla ajustable y añade almohadas para la zona lumbar si lo necesitas.

Utiliza algún tipo de dispositivo para ajustar la altura de la pantalla de tu ordenador y un teclado separado para mantener las manos y las muñecas en la posición ideal.

Y, si tienes la opción de comprar un escritorio ajustable y trabajar de pie al menos el 50% de tu día, te lo recomiendo (en estos momentos estoy en ello 😉 )

03 Desorden

Dicen que el desorden ayuda a las mentes creativas, aunque yo no estoy muy segura de eso.

Pero, lo que sí que es cierto es que, el desorden es muy contraproducente para el enfoque y la productividad.

Así que, te recomiendo que mantengas el entorno alrededor tuyo, limpio y ordenado.

Dedica 10 minutos por la mañana o a última hora de la tarde antes de terminar tu jornada, a que todo esté bien guardado, archivado, organizado y fuera de tu vista para que no te distraiga en ningún momento del día.

Si trabajas desde casa, toda la casa es una distracción potencial por eso te recomiendo que hagas lo posible para mantenerla todo lo limpia que puedas.  Comprométete a pasar al menos 10 minutos cada día asegurándote de que tu oficina está organizada y ordenada.

¿Qué hago yo? Mi consejo es que antes de ponerte a trabajar ordenes toda la casa y luego te dediques únicamente a trabajar.

04 Colores

Aunque no nos lo parezca, los colores que nos rodean impactan nuestros estados de ánimo y función cerebral.

Elegir los colores adecuados para nuestro espacio de trabajo puede afectar nuestros niveles de productividad.

Por ejemplo, se dice que, el que quiere ser productivo, tiene que rodearse de azul.

Aunque yo creo que lo ideal no es cargar nuestro entorno de un color concreto, sino rodearnos de colores que nos gusten y nos inspiren.

¿Sabes qué puntos de color tengo en mi oficina?…. ¡Efectivamente el naranja! según la psicologia de colores dicen que el naranja transmite alegría, diversión y sociabilidad

05 Temperatura 

La mayoría de las oficinas mantienen la temperatura entre 18 y 20 C, pero se ha demostrado que un entorno más caluroso aumenta la productividad.

Si trabajas en un entorno donde tú no tienes control sobre la temperatura ambiental, puedes combatir el frío con una estufa, un suéter o una manta.

En casa, no tienes más que abrir las ventanas, ajustar la climatización o arroparte para sentirte más cómodo.

Si al abrir la ventana te entra demasiado ruido, puedes cancelarlo con cualquiera de las tonadas creadas para aumentar tus niveles de concentración que encontrarás en  Spotify o Songza.

Mi entorno de trabajo es muy silencioso, pero sí es cierto que mi oficina es muy fría con lo que la calefacción, el suéter, la manta y hasta la bufanda son los imprescindibles en invierno, a ver…¡todo no se va a tener!

06 Aromas

Nuestro sentido del olfato puede afectar poderosamente nuestro estado de ánimo, nuestra mentalidad y, por tanto, nuestra productividad.

Trata de usar estos perfumes para mantenerte enfocado:

Pino – Aumenta el estado de alerta

Canela – Mejora el enfoque

Lavanda – Ayuda a relajarte durante un día de trabajo estresante

Menta – Levanta tu estado de ánimo

Cítricos – Te despierta y levanta tu espíritu

Desde luego, si compartes tu entorno de trabajo con otros, puede que no siempre sepan apreciar los olores que a ti te gustan. Así que, o bien asegúrate de que sean muy sutiles o mantén unos aceites esenciales en tu cajón para cuando necesites un impulso.

Y si trabajas desde casa, enciende una vela, incienso o aceites esenciales.

En mi espacio de trabajo opto por encender una vela perfumada, además ver la llama de la vela relaja  💡

Ya ves, apenas necesitas invertir en decoración para que el diseño de tu entorno laboral tengo un efecto positivo en tu productividad.

Algo que también va a tener un efecto muy positivo en tu productividad es contar con la ayuda de una asistente virtual.

Al delegar aspectos tan importantes de tu trabajo como la organización de tus procesos y sistemas, la gestión de tus equipos, la administración, etc. de repente, liberas una cantidad de tiempo que puedes invertir en otras áreas que, a la vez, son mucho más productivas.

¡Incluso puedes dejar el rediseño de tu entorno en las manos de tu asistente virtual!

¿Cuándo empezamos a crear una empresa más productiva e inteligente para ti y para tus equipos?

Ponte en contacto, ya.

 

[mc4wp_form id=”14332″]

 

¿Necesitas más tiempo en tu día a día para centrarte en lo importante de tu negocio?

Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi Ebook "Libera el 30% de tu tiempo delegando en un Asistente Virtual"