Tienes la idea, equivocada, de que ser productivos es igual a trabajar cuantas más horas mejor.

Pero está demostrado que hacer jornadas maratonianas no hace que nos saquemos más trabajo de encima, más bien produce el efecto contrario ya que acaba afectando a nuestro rendimiento y también a nuestra salud.

Quizá en estos momentos lo estás sintiendo en tu propia persona.

¿Recuerdas cuando empezaste tu negocio?

Aquella ilusión y ganas.

Ibas a vivir una vida estimulante haciendo aquello que amas y sabes hacer tan bien.

A día de hoy no puedes quejarte porque tienes mucho trabajo, y eso a tí no te asusta e incluso te gusta, te arremangas a ello y no te importan si tu jornadas son de 10, 12 14h…

Estas encantado, ves que el negocio crece ¡estas que saltas de alegría!

Pero llega un momento que aunque le dediques más horas, tus fines de semana, tus vacaciones…ves que no es suficiente. Siempre hay cosas que están en tu lista de pendientes, empiezas a tener la sensación que padeces lo que se llama morir de éxito

Llegado a este punto tu propio negocio te está pidiendo a gritos un cambio, ni él ni tu podéis seguir así.

La solución: delegar

En todos estos casos la solución pasa por delegar porque al ser muy pocas personas trabajando hay menos manos para poder sacar adelante el proyecto.

El secreto de los profesionales y negocios exitosos está en desprenderse de la idea que ellos pueden con todo

Es decir, que son personas multitarea y con todas las horas del mundo. Pero no es hasta que el negocio empieza a resentirse, el tener mil frentes abiertos o al descuidar la vida personal que delegar se convierte en un objetivo y a la vez en la solución.

Estas situaciones también crean un efecto bastante crítico a nivel de negocio y es la perdida de foco. Al estar pendientes de muchos aspectos durante el día y tener que desempeñarlos tú sí o sí hace que pierdas la concentración en lo que es verdaderamente importante en tu empresa.

La realidad es que estás llevando a cabo tareas que no deberías estar haciendo y que no tienen nada que ver con tu negocio como temas administrativos, de marketing, ventas o gestión de negocio.

¿Te imaginas que una persona pudiera ayudarte en estos temas y que tú pudieras concentrarte en el desarrollo de tu empresa?

Esta persona existe y tiene nombre: Asistente Virtual.

En pequeñas empresas y profesionales autónomos a veces es inviable poder contratar un trabajador que desempeñe las tareas más tediosas porque no se dispone del tiempo, los recursos o el espacio necesario. Por eso, este tipo de negocios se están dando cuenta que contratar a un asistente virtual les conlleva una ahorro considerable de tiempo y dinero, lo que repercute positivamente en el crecimiento de la empresa.

En Estados Unidos, por ejemplo, los empleados de teletrabajo han aumentado del 2005 al 2012 casi un 80%. Esto se explica gracias a que el progreso tecnológico ha permitido a muchas profesiones poder trabajar desde cualquier punto del planeta, de la misma manera que si estuviera de forma presencial en una oficina.

Tu negocio te está esclavizando. Ha llegado el momento de contratar a un Asistente Virtual

Razones para delegar hay muchas:

  • Necesitas poder sacarte un gran cantidad de trabajo, y este no necesita hacerse de forma presencial.
  • No tienes el dinero suficiente para contratar a alguien a jornada completa, o no quieres costes fijos en tu empresa que no te dejen dormir.
  • Te ves incapaz de poder llevar a cabo y a buen puerto tareas importantes para tu negocio.
  • Destinas más tiempo a la organización que a la ejecución.
  • Sabes que tienes que acabar ciertos trabajos pero no dispones de más horas.

Debes dejar de hacer cualquier tarea que no corresponda al crecimiento de tu empresa (Recuerda, identifica las tareas que no te gustan hacer, te gusta hacerla pero no debes hacerla tu y la tarea repetitiva que no deberías hacer)

Si tienes una empresa, startup, un pequeño negocio o estás emprendiendo, contratar un asistente virtual supondrá un gran beneficio para el crecimiento de tu empresa, sobre todo en aquellos casos en:

  • Los que no necesites a alguien full-time
  • O en los que tengas una gran cantidad de trabajo que no puedes asumir.

Un asistente virtual puede ayudarte a ganar en productividad, tranquilidad y que seas el amo de tu tiempo para dedicarlo a lo que realmente importa. Es decir, te permitirá que tu negocio sea escalable y acabe siendo exitoso.

¿No llegas a todo? ¿Te animas?

Solicita una reunión sin compromiso para ver cómo puedo ayudarte en tu negocio.

Solicita una reunión sin coste

¿Necesitas más tiempo en tu día a día para centrarte en lo importante de tu negocio?

Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi Ebook "Libera el 30% de tu tiempo delegando en un Asistente Virtual"