¿Cuántas veces te habrá pasado?

Vas a comprar cualquier cosa: un coche, una moto, unos pantalones, un móvil, lo que sea…

Empiezas explicando lo que te buscas: quieres un coche con mucho espacio para la familia, una moto que no cueste demasiado, un móvil con pantalla grande, unos pantalones campana porque eres un o una nostálgica y vives en los setenta todavía…

Pero, justo te encuentras con ese vendedor que más que un vendedor es un estereotipo.

El que habla mucho, no dice nada  y escucha poco.

El que, en realidad, solo se escucha a sí mismo.

El que es poco creíble y poco serio.

El que acaba por agobiarte y, o bien te obliga a comprar porque eres demasiado buena persona para darle un no rotundo, o bien te obliga a salir corriendo porque te resulta insoportable e incluso ofensivo su comportamiento.

A mí, personalmente, me ha pasado muchísimas veces.

Pero, como asistente virtual, una gran parte de mi trabajo consiste en vender para mis clientes. Y sé por experiencia (¡de muchos años!) que ese método tan “abrasivo” de venta no funciona.

No, no hacen falta sistemas y procesos de venta complicadísimos.

No hacen falta horas y horas para convencer a una persona de las muchas bondades de nuestro producto.

Lo que hace falta es saber escuchar.

Más allá de la mera escucha

Como vendedor o empresario, eres un profesional de la venta. No lo olvides.

Tu capacidad de escucha tiene que ir mucho más allá del intentar no mirar al móvil cuando el cliente te hable o fingir que escuchas al cliente cuando, en realidad, estás esperando cualquier oportunidad para lanzarte a hablar.

No, como empresario o vendedor, tienes que saber escuchar inteligentemente.

¿Qué significa escuchar inteligentemente?

Significa aplicar un alto nivel de concentración, empatía y paciencia, para saber interpretar lo que nuestro interlocutor nos está comunicando, incluyendo los elementos no verbales de ese mensaje.

 ¿Cómo escuchas al cliente con inteligencia?

  1. Demuestra que escuchas activamente. Intenta no dar la sensación de que estás ansioso por hablar. No esperes desesperadamente a que el cliente deje de hablar para soltarle la parrafada acerca de lo mucho que tú sabes sobre el tema. Utiliza el silencio antes de responder una pregunta y exprésate con sinceridad y atención respondiendo conscientemente a sus preguntas y dudas.
  2. Intenta estar siempre “presente”. Empieza por eliminar cualquier tipo de prejuicios que pueda resultar del aspecto de la persona, de su edad, género, etc. Y no estés pensando lo que vas a decir después mientras la otra persona está hablando. Concéntrate en entenderla y escucharla activamente.
  3. Practica la escucha orientada a soluciones. Intenta guiar la conversación con preguntas y aclaraciones dirigidas y que surjan de la escucha de la otra persona y del conocimiento de tu cliente ideal.
  4. Haz que la otra persona se sienta Escuchada. El resumen es una táctica muy útil en este caso, que le dará a entender a la otra persona que la has escuchado y entiendes sus necesidades y preocupaciones. Reafirma, sin interrumpir, dando soluciones y aclaraciones en tus intervenciones, y reforzando lo que se ha dicho.
  5. “Escucha” los elementos no visibles de la conversación. Concéntrate en tu interlocutor para poder identificar lo que te está diciendo con sus ojos, sus manos, su postura, sus gestos, etc.

Al aplicar todos estos valiosos procesos y sistemas de escucha inteligente, tus clientes, acostumbrados al vendedor que se regocija escuchándose a sí mismo, valorarán el esfuerzo que estás haciendo intentando descifrar sus verdaderas necesidades y ofrecerles una solución.

¿El resultado?

Mayor productividad y efectividad comercial.

Recuerda Nunca vendas, simplemente Ayuda.

¿Sigues sin estar convencido de que vas a poder escuchar activamente a tus clientes?

¿No tienes tiempo para llamar?

¿No tienes tiempo para aprender cómo hacerlo?

Dos palabras: asistente virtual.

Delega las ventas en manos de una asistente virtual que lleva muchos años vendiendo para sus clientes con resultados (y lo digo con mucha humildad) sorprendentes.

Tú dedícate a crear productos extraordinarios, que yo, y mi equipo de asistentes virtuales en Innovassistant los venderemos por ti.

Y tú, y tus clientes encantados.

¿Nos llamas?

¿Hablamos de cómo escuchar a tus clientes para mejorar tus ventas?

Ponte en contacto con Innovassistant aquí.

 

[mc4wp_form id=”14332″]

¿Necesitas más tiempo en tu día a día para centrarte en lo importante de tu negocio?

Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi Ebook "Libera el 30% de tu tiempo delegando en un Asistente Virtual"