La Asistente Virtual: el secreto de cualquier empresa inteligente

No sé si hay otra palabra en el vocabulario de un empresario que duela más que Delegar

Tal vez sí.

Pero, mi experiencia me dice que delegar las labores de una empresa que hemos desarrollado nosotros con el sudor de nuestra frente es comparable a cuando dejas tu bebé en manos de alguien.

¿Que alguien se va a encargar de mis procesos y sistemas?

¿Que se van a ocupar de la gestión de mis equipos?

No van a poder.

No van a saber.

¡Ni hablar!

Pero lo cierto es que si eres una start-up, un/a solopreneur o cualquier otro tipo de empresa en fase de crecimiento, delegar va a ser uno de los secretos más grandes de tu éxito.

Créeme, sé que no es fácil.

Lo veo cada día.

Sobre todo, cuando estás acostumbrado a hacerlo todo tu.

El emprendedor que empieza su trayectoria quiere hacerlo todo: responder a las dudas o quejas de los clientes, documentar los procesos y sistemas, contestar a toooodos los emails que llegan, escribir artículos para el blog, publicar posts en las cuatro redes sociales (no en una o dos, en cuatro o cinco).

¡Por eso, termina agotado y ve claramente que así su empresa no puede crecer!

Cuando, en realidad, lo que tendría que estar haciendo es centrarse en lo que él sabe hacer mejor y poner su foco en los aspectos que van a hacer avanzar y crecer a su empresa.

Entiendo que la start-up y las pequeñas empresas tienen un problema muy importante.

El capital.

Es decir, que aunque sean de los que creen firmemente en delegar, a menudo no tienen los recursos disponibles para contratar a ese empleado adicional que necesitan desesperadamente.

Y por eso, cada vez son más las empresas que empiezan a recurrir a las asistentes virtuales.  Porque saben que no solo les van a ahorran tiempo y dinero, sino que una asistente virtual con experiencia se conoce todos los entresijos del crecimiento de una empresa.

¿Y no crees que tiene sentido?

Gracias a la tecnología, no tenemos por qué estar todos presentes en nuestros puestos de trabajo.

¡De hecho, la mayor parte de las tareas que se hacen en una empresa digital hoy no requieren la presencia física del empleado!

En los Estados Unidos, sede del “movimiento” start-up, el número de trabajadores virtuales creció un 79,7% entre 2005 y 2012.

Paralelamente, el número de VAs sigue creciendo, tanto en los Estados Unidos como en nuestro país.

De hecho, cuando yo empecé hace cosa de tres años, éramos unas dos o tres asistentes virtuales.

Nadie sabía ni entendía a qué me dedicaba cuando les contaba que era una VA.

Ese número, se ha multiplicado hoy.

Aunque, muchos siguen sin tener claro el concepto o la necesidad de confiar en una Asistente Virtual.

Por eso, me gustaría que a ti, no te quedase ninguna duda y sepas en qué momento de crecimiento de tu empresa, tiene sentido contratar a una asistente virtual.

¿Cuándo debes pensar en incorporar una Asistente Virtual a tu equipo?

Mi consejo, no esperes a estar al 90% de tu capacidad, y si te encuentras en cualquiera de estas categorías, podría ser el momento de contratar una Asistente Virtual:

  • No necesitas y no puedes permitirte un empleado “full time”
  • Tienes problemas para completar tus tareas más importantes
  • El trabajo que haces no requiere presencia en la oficina
  • Viajas mucho y necesitas a alguien a quien le guste trabajar de manera virtual
  • Pasas más tiempo organizando que ejecutando
  • Sabes qué tareas por hacer, pero no tienes la mano de obra.

¿Sí?

¿Te ves reflejado en una de estas frases?

Entonces, la pequeña inversión inicial te va a valer la pena porque tu nueva Asistente Virtual va a liberarte muchísimo tiempo que vas a poder dedicar al lanzamiento exitoso de tu empresa.

¿Que las asistentes virtuales son un lujo exclusivo para altos ejecutivos?

En absoluto.

Para el propietario de una start-up o de una PyMe, contratar una VA ofrece beneficios obvios.

No solo son una alternativa mucho más económica que un empleado full time, sino que ayudan al nuevo empresario a ahorrar muchísimo tiempo durante su fase inicial y de crecimiento, y si además estás en plena transformación digital de tu empresa, una asistente virtual puede ayudarte en el proceso.

Porque ten presente que el trabajo de la VA no está limitado a tareas que para muchos serían “mundanas”, por llamarlo de alguna manera, como el responder a emails o llevar tu agenda al día.

Las empresas inteligentes están utilizando a la figura de la Asistente Virtual para otras tareas mucho más importantes y que roban mucho más tiempo y esfuerzo como gestión de atención al cliente , tus ventas o  el marketing digital, por ejemplo.

Entonces, ¿te he convencido?

¿Crees que una Asistente Virtual podría ayudarte en el crecimiento de tu empresa para que te sea mucho más fácil y más rápido?

Entonces, asegúrate de contratar una persona que coincida con la cultura de tu negocio y sus objetivos.

Y, sobre todo, no creas que ella va a llegar el primer día y va a empezar a tomar la rienda de tu negocio sin que tú le des las instrucciones adecuadas.

Tienes que tomarte el tiempo para explicar qué esperas de él o ella, a corto y a largo plazo.

No lo olvides, tener un “par de manos” adicionales te ayudará a que tu empresa pase al siguiente nivel tal y como a ti te gustaría que ocurriera, en tiempo récord (¡mientras mantienes tu salud y tu cordura!).

No dejes que te consuma el crecimiento de tu empresa.

Y, no dejes que te suceda como a tantas otras empresas que fallan por no saber delegar.

 

Ponte en contacto.

 

[mc4wp_form id=”14332″]

¿Necesitas más tiempo en tu día a día para centrarte en lo importante de tu negocio?

Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi Ebook "Libera el 30% de tu tiempo delegando en un Asistente Virtual"