¿Te imaginas una empresa que pusiese todos los medios posibles para generarte a ti, y al resto de tus empleados una vida laboral verdaderamente feliz? ¿Que te empoderase para hacer feliz tus sueños? ¿Que te hablase constantemente para generar sentido de pertenencia en ti? ¿Que fomentase tu talento?

“Ese tipo de organización no existe”, estás diciendo

La empresa y el empresario son seres egocéntricos que no piensan en el bienestar de sus empleados…

Todos sus procesos y sistemas se encaran a multiplicar el beneficio a costa de los empleados…

Sí, tienes razón. Bueno, hasta cierto punto.

Porque, afortunadamente, las cosas están cambiando.

Y, todo, gracias a un concepto que, en realidad, no es nuevo, pero que está ganando cada vez más adeptos en el mundo empresarial: el endomarketing.

¿Qué es el endomarketing?

La propia palabra nos da una pista.

El prefijo “endo” deriva del griego “endon” que significa” dentro, interior, contenido”.

Endomarketing, por lo tanto, hace referencia a toda una serie de procesos y sistemas de marketing interior que tienen como fin implicar al trabajador para aumentar su nivel de motivación y bienestar, mejorar la productividad de la propia empresa y conseguir clientes 100% satisfechos.

¿No lo ves muy claro?

¿Cómo vas a hacer marketing interno en tu propia empresa?

  1. Ni tienes tiempo
  2. Ni tienes dinero
  3. Tu marketing se enfoca al cliente ideal, ¡no al trabajador en tus oficinas!

Lo sé, pero ahora intenta darle la vuelta a tu organización.

Intenta pensar en tu empleado como el pilar de tu empresa. Tu cliente sigue siendo clave, pero el que realmente sostiene los fundamentos de tu empresa es tu empleado. Si este se encuentra desmotivado, cansado, poco identificado, desganado y poco valorado, esos fundamentos se van a desmoronar.

Y para que eso no ocurra, tienes que seducir al empleado, como seducirías y fidelizarías al cliente. Tienes que enamorarle constantemente, convencerle de todas tus bondades, y hacer todo lo posible para que se sienta a gusto en esta relación.

¿Cómo?

Con estrategias de marketing interno o endomarketing.

¿Sabes todas esas estrategias y esa cantidad de dinero que inviertes en captar, retener y fidelizar clientes?

Esas mismas estrategias, aplicadas al empleado te van a aportar los siguientes beneficios:

  1. El trabajador se sentirá escuchado y por tanto aumentarás su grado de compromiso y lealtad.

  2. Los niveles de motivación se dispararán

  3. El ambiente de trabajo será colaborativo y mucho más propenso a la creatividad

  4. La rotación de tus empleados disminuirá gracias a sus nuevos niveles de satisfacción y compromiso

  5. Un trabajador feliz es un trabajador productivo, y eso, para ti, el empresario representa una reducción en los costes y, por tanto, un aumento en tus ingresos finales.

 

¿Cómo integras el endomarketing en los procesos de tu empresa? 

En este tipo de “marketing interno” nuestro objetivo es “vender” la empresa que gestionamos al cliente ideal que, en este caso, es nuestro empleado. Queremos crear clientes internos fidelizados y felices de continuar trabajando, felices de recomendarnos, y felices de trabajar al 100% por nosotros.

¿Por dónde empiezas?

Por el análisis, como siempre:

  • Intenta conocer a fondo a tus empleados: de dónde vienen, cuál es su nivel de formación, qué valores aprecian, en qué tipo de cultura organizacional les gustaría trabajar, cuáles son necesidades y expectativas, sus fortalezas y debilidades o su grado de satisfacción.
  • Diseña una estrategia orientada a resolver los problemas encontrados, ya sean el escaso conocimiento del trabajador acerca de su responsabilidad dentro de la empresa, su falta de integración, el poco reconocimiento de su labor por parte de sus superiores, etc.
  • Evalúa y controla el plan implementado constantemente. Tu objetivo en todo momento es que los trabajadores y tú habléis el mismo lenguaje en línea con los valores de la organización y que, si surgen problemas de cualquier tipo, las líneas de comunicación estén abiertas para mejorarlos sin ningún tipo de impacto al trabajador, a su productividad, al resto de los compañeros, y a la empresa.

Si lo consigues, si la aplicación del endomarketing representa una cultura interna de colaboración y bienestar, tu cliente lo percatará. Tu empresa yacerá sobre dos pilares sólidos capaces de soportar cualquier “seísmo” externo que se produzca.

“Perfecto Mar, pero todo esto lleva muchísimo tiempo”.

Delega.

Delega la implementación de tu plan de marketing interno a una asistente virtual de confianza, alguien como, Mar Bravo, por ejemplo 😉

Una persona ajena a la empresa puede ayudarte a detectar las brechas en la cohesión de tu equipo, diseñar e implementar procesos y sistemas para que se mantengan motivados y felices de trabajar contigo en todo momento.

Entonces, ¿no crees que ha llegado el momento de cambiar tu punto de vista?

Pruébalo.

Confía en tu asistente virtual para implementar tu plan de endomarketing y conseguir empleados (y, por ende, clientes) felices.

¿Hablamos?

Ponte en contacto aquí

[mc4wp_form id=”14332″]

 

¿Necesitas más tiempo en tu día a día para centrarte en lo importante de tu negocio?

Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi Ebook "Libera el 30% de tu tiempo delegando en un Asistente Virtual"