Sabes perfectamente el poder que las redes sociales tienen para tu negocio.

Sabes que debes mantenerte activo.

Presentar una marca coherente.

Responder a los comentarios lo antes posible.

Ser receptivo.

Ser creativo.

Etcétera…

Etcétera…

Etcétera.

Pero, del dicho al hecho hay mucho trecho.

¿Verdad?

En mi trabajo como asistente virtual, lo veo cada día.

La teoría de las redes sociales se sabe a la perfección, pero la práctica, ¡ay, la práctica!

Eso es una historia completamente diferente.

Sobre todo, si vas por solo/a, como la mayoría de mis clientes.

En ese caso, las redes sociales pasan a ser un desafío.

Es más. En palabras un poco “rudas”: ¡las redes sociales pasan a convertirse en un verdadero agobio!

¿Qué haces en esos casos?

¿Cuáles son tus opciones cuando las redes sociales se convierten en la cruz de tu existencia?

A continuación, comparto algunas sugerencias.

No, no vas a acabar siendo un gurú de la comunicación en los medios sociales, pero puede que crees la ilusión de que lo eres.

Y si el tiempo se te echa encima, ya sabes: ¡tu asistente virtual te echa una mano!

 Entonces, ¿qué debes hacer para que las redes sociales no sean una pérdida colosal de tu tiempo?

1.Gestiona y publica tu contenido inteligentemente

Como buen cebo que es, el contenido de las redes sociales está destinado a atraer a tu cliente ideal hacia tu página web y hacia tus productos/servicios.

Algo, mucho más complicado de lo que parece.

Porque, ¿quién tiene tiempo hoy en día para pasarse horas creando contenido propio?

De acuerdo, es imprescindible generar contenido de viña propia con frecuencia, pero existen maneras de hacerlo sin que este ejercicio te robe un número excesivo de horas de tu jornada laboral.

Por ejemplo, algunos de los clientes que contratan mis servicios como asistente social publican fotografías de sus menús diarios…

Uno de mis clientes es dentista y tiende a compartir artículos sobre la importancia de ciertas prácticas y procedimientos bucales para adultos o niños, un tema que se conoce a la perfección y le implica un trabajo de media hora semanal.

Yo, su asistente virtual, acabo de pulirlo, encontrar las fotografías y publicarlo en su blog.

Lo mismo sucede con otro cliente dedicado a la fotografía.

En este caso, me suele indicar los elementos en la infografía que quiere sobre, por ejemplo, los esquemas de color para la fotografía.

Y yo, termino su labor.

Ten presente que no todo el contenido tiene por qué ser tuyo siempre y cuando lo atribuyas adecuadamente a su creador.

Es decir, tu objetivo para que las redes sociales no sean una pérdida colosal de tu tiempo es que el contenido de calidad que tu creas con el mínimo esfuerzo se comparta con frecuencia regularmente.

Además de la ayuda humana que tu asistente virtual te puede ofrecer, existen herramientas que te van a facilitar esa labor.

Con Pocket puedes guardar artículos que descubres en internet para leer más tarde.

Incluso puedes etiquetarlos con un hashtag de tu elección para compartir en el futuro.

2.Publica en el momento adecuado

Una vez que hayas recopilado contenido de calidad, asegúrate de compartirlo en el momento correcto y de la manera correcta en la plataforma correcta.

¿Cómo?

Con la ayuda de Zapier.

Una vez que etiquetes una pieza de contenido en Pocket, usa Zapier para distribuirlo en la plataforma social que te interese.

Esta inteligente aplicación buscará un hashtag específico para el contenido que quieras publicar y en cuanto lo encuentre transferirá el contenido a Facebook, Google+ o Instagram, calculando el momento óptimo para tu publicación.

3.Programa con antelación

Si hay algo que te recomendaría desde mi perspectiva de asistente visual es lo siguiente:

Programa.

No publiques tu contenido pieza a pieza cada día.

Programa semanalmente y regálales un pedacito de ti una o dos o tres veces a la semana…

¿No encuentras el tiempo para programar?

Una palabra: ¡Buffer!

Con Buffer puedes programar publicaciones incluso con un mes de antelación en un ratito.

¿No tienes ni siquiera un ratito?

Tu asistente virtual, sí. 

A medida que crecen tus redes sociales, incluso puede que estas estupendas herramientas digitales que he compartido hoy, dejen de ser suficientes.

A veces, la embestida es inesperada y colosal (lo cual, suele ser buenas noticias, ¡pero no siempre!).

Y ahí es donde una Asistente Virtual te puede ser realmente muy útil.

No dejes que las redes sociales se conviertan en un castigo.

No llegues al punto de “no return”.

No acabes quemado/a, como les pasa a tantos solopreneurs.

Deja la gestión de tus redes sociales en manos de un/a profesional calificada y creativa.

¡Ponte en contacto!

¡Hablemos de la mejor manera de gestionar tus redes para que funcionen para ti y para tu negocio!

Te espero.

Mar.

 

[mc4wp_form id=”14332″]

¿Necesitas más tiempo en tu día a día para centrarte en lo importante de tu negocio?

Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi Ebook "Libera el 30% de tu tiempo delegando en un Asistente Virtual"