Te estará pasando lo que a mí.

Lo intentas…

Te prometes que vas a centrarte en esos nuevos proyectos que habías preparado antes de salir de vacaciones…

Te dices a ti mismo que vas a enfocar, que has recargado las pilas y que es hora de concentrarte en tu negocio de nuevo…

Pero tu mente, tiene otra opinión…

Tu mente sigue en modo “holiday” y prefiere imaginarse tan pancha en aquella hamaca comodísima de la que disfrutaste en Costa Rica que encerrada en la ofi mirando la pantalla del ordenador…

¿Cómo vuelves a encarrilar a esa mente testaruda que se niega a concentrarse en tu negocio?

Las siguientes sugerencias (puestas inmediatamente en práctica por esta asistente virtual desde que volví a pisar la oficina el 1 de septiembre), te ayudarán a mantener la concentración y el enfoque en tu trabajo (¡aunque ahora mismo te parezca imposible!):

1. Elimina tus distracciones

Te parecerá obvio.

De hecho, seguramente, todo el mundo te estará diciendo lo mismo.

Pero, dime una cosa: ¿cuántas veces has estado mirando Facebook hoy?

¿E Instagram?

Para qué mentirnos, no hay otro momento más idóneo que el regreso de las vacaciones para ver dónde han veraneado nuestros amigos y fisgonear sus fotos…

Y eso, está genial, pero no durante tus horas de trabajo.

Ponte límites.

Y si aún y así no consigues eliminar la tentación de distraerte, utiliza el infalible método del Pomodoro.

Sí, efectivamente, el método de gestión del tiempo del tomate.

Creado por el italiano Francesco Cirillo, este método te ayudará a centrar toda tu atención en una tarea durante 20-25 minutos y a pausar durante cinco minutos entre tareas.

Puedes encontrar una versión digital del cronómetro en forma de tomate que Cirillo tenía en su casa, en Marinaratimer.

Y durante esos cinco minutos de pausa, recompénsate mirando las redes, si eso es lo que te apetece.

2. Nada de Multi-Tasking

¿Que se te han acumulado cantidad de proyectos este verano y quieres hacer mil cosas a la vez?

¡Cuidado! Porque, no vas a hacer ninguna bien.

Para hacer tus tareas bien hechas, necesitas o bien dedicar el 100% de tu atención a una labor concreta, o bien contar con la ayuda de una asistente virtual ☺
Al centrarte en una única labor le estás dedicando toda la capacidad de tu cerebro.

Y cuando ponemos a nuestra materia gris a trabajar al 100% el resultado es siempre un producto bien desarrollado, completado en tiempo récord.

Por el contrario, cuando dedicamos solo el 10% de las capacidades de nuestra materia gris a una tarea, obtendremos un producto carente, mal acabado al que seguramente, tendremos que volver a dedicar nuestra atención en el futuro.

Así es que, si no puedes con tu bandeja de entrada, con los comentarios en tus redes, o con los artículos en tu blog, etc… no intentes hacerlo todo a la vez, deprisa y corriendo.
Ponte en contacto.

Y mi equipo de asistentes virtuales y online business managers y yo, te echaremos una mano.

Deja el multitasquear para los ordenadores.

3. Aumenta tus niveles de dopamina

Los neurotransmisores son aquellas sustancias químicas que las células en nuestro cerebro utilizan para comunicarse entre sí.

Uno de los neurotransmisores más importantes es la dopamina.

La dopamina es la sustancia que te “pone las pilas” y recarga tus niveles de energía.

Si ves que tu dificultad para concentrarte va más allá de septiembre, y llega el otoño y no hay manera de dejar el modo “off” aparcado, puede que tengas una deficiencia de dopamina.

¿Cómo regeneras la dopamina en tu cerebro?

Proteína.

La proteína es una excelente fuente de aminoácidos necesarios para crear dopamina.

Además de la mayoría de productos de origen animal, incluir aguacates, manzanas, plátanos, remolachas, verduras  de hoja verde, avena, chocolate, té verde y café en tu dieta, te aportará la dopamina que necesitas para recuperar tus niveles de concentración.

Y si necesitas un suplemento, te recomiendo el Ginkgo biloba, un remedio usado en la homeopatía para tratar trastornos asociados a los déficits de circulación sanguínea a nivel cerebral, la concentración deficiente, el olvido, los  dolores de cabeza, la fatiga, la confusión mental, la depresión y la ansiedad.

La tirosina también es recomendable, puesto que este aminoácido se convierte en dopamina en el cerebro.

Y la fosfatidilserina (PS), en concentraciones considerablemente altas en el cerebro, regula los nutrientes que entran  y los “residuos” que salen de tu cerebro. En ambos casos, se ha demostrado que pueden mejorar la memoria, la  concentración, y el proceso de aprendizaje.

¿Y sabes qué más te va a ayudar a aumentar la producción de dopamina?

Sí, te lo temías: el ejercicio.

Pero, no te preocupes, no hace falta que te tortures con una sesión de crossfit si no es lo tuyo.

Un paseo “light” o ejercicios de poco impacto como el yoga, el tai chi o el qi gong, te proporcionarán los beneficios  que buscas.

Y si a pesar de aplicar estas inteligentes estrategias para aumentar tus niveles de concentración, tu cerebro se resiste:  deja tus tareas más apremiantes (o menos agradables) en manos de una asistente virtual.

En otras palabras: déjamelo a mí.

Te ayudo hasta que recuperes el ritmo.

O siempre ☺ (Porque eso es lo que les suele suceder a mis clientes: me dicen, “lo probamos un mes, Mar”, y  ¡acabamos juntos hasta la eternidad!)

Te espero aquí.

 

[mc4wp_form id=”14332″]

 

¿Necesitas más tiempo en tu día a día para centrarte en lo importante de tu negocio?

Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi Ebook "Libera el 30% de tu tiempo delegando en un Asistente Virtual"