¿Y por qué tú seleccionas a Mar Bravo como tu asistente virtual entre el mar de asistentes virtuales cada vez más extenso en Internet? De nuevo, “Confianza”.

La misma confianza que necesité el día que tuve que seleccionar una guardería para mi hijo.

La verdad es que fue todo un dilema.

¿A quién puedo confiar el cuidado de una de las personas más importantes de mi vida?

¿Qué factores debo tener en cuenta al tomar mi decisión final?

Recuerdo perfectamente las palabras de la directora de la guardería que al final seleccionamos: “Un hijo es el bien más preciado para unos padres”.

Efectivamente.

Entonces, ¿por qué la escogí a ella?

¿Qué fue lo que me hizo pensar que mi hijo iba a estar mejor en manos de ella que en manos de otra persona?

La respuesta es sencilla.

Confianza.

Confianza que nos guía al seleccionar una guardería.

Confianza que te guía al delegar tu trabajo a una asistente virtual concreta (ejem, ejem).

Y Confianza que guía a tu cliente hasta seleccionarte a ti.

Todos, ante esa elección, sentimos una sensación de vértigo (más o menos considerable).

¿Cuidará bien a mi hijo, mi bien más preciado?

¿Hará bien su trabajo o me va a causar más problemas de los que ya tengo?

¿Me va a ahorrar tiempo o me va a costar tiempo y dinero, al final?

Y estudiamos los testimonios, analizamos su CV, preguntamos a otros padres o clientes que ya hayan trabajado con esa guardería o con esa asistente virtual…

Pero, al final, todo es cuestión de CONFIANZA.

¿Pero, qué es la confianza?

Sigue leyendo.

 ¿Qué es la Confianza exactamente?

La confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no control del otro y del tiempo.

Laurence CornuLa confianza en las relaciones pedagógicas

Al confiar en una persona, suspendemos temporalmente la situación básica de incertidumbre acerca de las acciones de los demás, que nos suele guiar como seres humanos.

El Dr. Duane C. Tway, Jr. en su disertación, A Construct of Trust, comenta que para que exista Confianza, debe haber tres elementos principales:

  1. La capacidad de confiar. Las experiencias que vivimos a lo largo de la vida desarrollan nuestros niveles de capacidad actuales y nuestra disposición para confiar en los demás.
  2. La percepción de la destreza de los demás. O la capacidad de la asistente virtual a quien estás pensando delegar tus procesos y sistemas, para hacer su trabajo bien hecho.
  3. La percepción de las intenciones de los demás. Tu percepción de que las acciones, las palabras, la dirección, la misión o las decisiones de la otra persona están motivadas por motivos que os sirven mutuamente a los dos en lugar de a sí mismo.

Entonces, ¿qué tienes que hacer para que existan estos tres elementos en tus relaciones con tus clientes?

O, ¿qué debe hacer una asistente virtual como yo para que tú confíes tu trabajo en ella?

Tanto tú, como yo, debemos construir confianza con todas nuestras acciones, por pequeñas o insignificantes que puedan parecernos.

Regala un servicio espectacular, del tipo que a ti te dejaría boquiabierto si fueses tú el cliente, siempre. Cada día. Cada llamada que recibas. Cada email que envíes. Cada paquete que envíes.

Y sé coherente en todas tus acciones.

Asegúrate de que todos tus empleados proporcionen esos niveles de servicio espectaculares en todos los puntos de tus procesos y sistemas.

Para que tu cliente confíe en ti a largo plazo, debes ser transparente también.

Tu cliente, es muy inteligente y sabe perfectamente cuándo no estás siendo honesto. No trates de esconder o encubrir tus errores. Aborda el problema directamente, explica cómo lo gestionarás y comparte los pasos que estás siguiendo para evitar que se produzcan errores en el futuro.

La confianza es decir la verdad, y ser veraz y auténtico en tus relaciones con tus clientes y con tu personal. Incluso cuando es difícil.

Y siempre, siempre, mantén tus promesas.

Algo importantísimo en mi trabajo.

Porque, si una asistente virtual, no cumple sus promesas, tú no vas a conseguir tus metas, tus clientes no se van a sentir satisfechos, y tu reputación se va a ver afectada muy negativamente.

Y, mi misión, es justo lo contrario.

Mi misión, y mi promesa, es poder liberar un mínimo del 30% de tu tiempo para que tú puedas centrarte en implementar todas las acciones que necesitas para hacer crecer tu negocio.

Yo quiero ofrecerte enfoque, productividad, tiempo y capacidad de crecimiento para que tus ingresos aumenten.

Yo quiero que te sientas seguro de tu progreso y que no te conviertas en tu propio obstáculo.

Esas son mis promesas.

Y puedes estar seguro de que siempre las voy a cumplir.

Así que, cuando te preguntes qué asistente virtual es el/la ideal para apoyar tu crecimiento, piensa en Mar Bravo.

¿Hablamos?

 

[mc4wp_form id=”14332″]

 

¿Necesitas más tiempo en tu día a día para centrarte en lo importante de tu negocio?

Suscríbete y consigue acceso inmediato a mi Ebook "Libera el 30% de tu tiempo delegando en un Asistente Virtual"